¿Cómo se hace refactoring en Java?

Icono play
Java
Técnica de refactoring

Hacer refactoring en Java es vital para lograr que el código que desarrollas sea eficiente, estable y se mantenga funcionando por un prolongado período de tiempo. 
La mayoría de las empresas tienen interés en este tema, especialmente si esto contribuye a disminuir el tiempo que se invertirá posteriormente para añadir funcionalidad o hacer mejoras al código.
El refactoring es una técnica que permite a quienes desarrollan software, modificar la estructura interna del código fuente sin afectar el resultado que se obtiene al implementarlo. 

Pasos para hacer refactoring en Java

Para hacer un refactoring en Java, es necesario seguir algunos pasos esenciales y así determinar cuáles estrategias puedes aplicar para lograr el objetivo final.

  1. Examinar el código. Con esto puedes saber si hay problemas que se puedan solucionar al hacer refactoring.
  2. Establecer si es necesario hacerlo. Aunque de entrada es importante que sepas que siempre se puede mejorar el código para hacerlo más legible, agregarle más funcionalidad o eliminar fragmentos inútiles. 
  3. Proyectar la solución. Aquí vas a definir la forma en la que vas a mejorar el código. 
  4. Hacer las modificaciones necesarias. Es el momento de poner manos a la obra e implementar lo que has determinado que hay que hacer en el paso anterior.
  5. Hacer pruebas de control. Este último paso es vital porque te permitirá saber si lo que has hecho está funcionando o no.

Ejemplos de refactoring en Java

Veamos algunas acciones concretas que te van a ayudar a que tu código Java funcione de manera eficiente:

Renombrar

Esto se trata de darle nombres adecuados a cada uno de los elementos que componen el código. Así se facilita la lectura del mismo y, por lo tanto, cuando sea necesario hacer cambios, podrás saber lo que hace cada segmento con una revisión rápida.

Abstraer

Implica hacer capas de abstracción para compartir, rehusar o reemplazar código, dependiendo de las necesidades del programa. Se lleva a la práctica, creando superclases, moviendo o eliminando código, etc.

Extraer

Cuando el código que has hecho es extenso, es posible que puedas dividir esto en fragmentos más pequeños y manejables. 

Una función para cada actividad

Cada una de las funciones o métodos que conforman el código deben llevar a cabo una sola actividad, así, será sencillo identificar el lugar exacto donde aplicar los cambios en caso de ser necesarios.

Reemplazar estructuras

El uso de condicionales (if, switch) puede hacer que el código se torne extenso y complejo. Podrás usar el polimorfismo para generar clases y manejar estas de acuerdo a la necesidad del código, minimizando la utilización de condicionales anidadas.

Quienes hacen programas o desarrollan software deben seguir buenas prácticas desde el momento que comienzan su trabajo, eso hará que el proceso de refactoring sea mucho más sencillo de gestionar.
Otro factor importante a tener en cuenta es que cada vez que se apliquen cambios en el código es imprescindible aplicar pruebas unitarias, es decir, hay que verificar que el software efectivamente esté ofreciendo el resultado que sus usuarios esperan obtener al emplearlo.

¿Todavía no te has apuntado a nuestro Bootcamp?
Tenemos muchos cursos para ofrecerte y ¡TOTALMENTE GRATIS! Estos son algunos de ellos: